El teatro, protagonista del verano patagónico